EntrenaEstar en formaviding

Principalmente existen dos grandes barreras para no ir al gimnasio: el tiempo y la falta de ganas. El cansancio acumulado a lo largo del día, que no gusta madrugar… son algunas excusas o circunstancias que a veces hacen que nos cueste hacer actividad física. La pereza puede jugar en nuestra contra, por este motivo te vamos a explicar 10 trucos para vencerla y así, no vuelvas a saltarte ningún entrenamiento.

 

 

1. Marca una hora fija. Establecer una hora concreta te ayudará a no faltar a tu cita en el gimnasio y a crear el hábito. Elige aquel momento que encaja con tus horarios o en el que te sientas mejor. Quizás estás más activo por las mañanas o te va mejor aprovechar el hueco del mediodía o te gusta entrenar por las tardes ya que te ayuda a desconectar de todo el día.

 

2. Déjalo todo preparado. Prepara la mochila, las zapatillas, la ropa de deporte… el día anterior. Haz con antelación todas estas tareas previas. Incluso te lo lleves al trabajo para ir directamente al gimnasio sin tener que pasar por casa.

 

3. Busca un cómplice. Queda con una persona, ya sea, un amigo, la pareja o algún familiar para entrenar y que tengáis horarios compatibles. Otra opción es recurrir a un entrenador personal. Tener un compromiso con alguien es una forma de obligarse y no saltarse el entrenamiento.

 

4. Ponte música. Escuchar música que te gusta es una forma para motivarte e incluso antes de empezar a entrenar, cuando te estás vistiendo o yendo al gimnasio. Existen playslist de canciones para entrenar en Spotify que te harán venirte arriba.

 

5. Tómate un café, plátano o frutos secos. No es un mito, la cafeína, si se toma con moderación, ayuda a aumentar el rendimiento. Tomarte un café una hora antes de entrenar te estimulará. Si han pasado varias horas desde que has comido, es normal tengas hambre. Para evitar que el hambre se convierta en una excusa, te recomendamos que comas algo media hora antes de hacer deporte para tener energía. Un plátano o frutos secos son una buena opción.

 

6. Asume un reto. Ponerse retos es uno de los puntos de partida para no abandonar y tener un objetivo para ser constante. Participar en una carrera, hacer 4 días de ciclo a la semana… Intenta que tu objetivo sea a corto plazo para que empieces a ver resultados y tengas ganas de seguir

 

7. Haz una actividad que te guste. Cuando disfrutas de lo que haces, dejas de verlo como un esfuerzo. ¡Elije lo que te gusta y diviértete! En Viding puedes encontrar muchas opciones y para todos los gustos y preferencias. Desde una amplia variedad de actividades dirigidas, sala fitness, natación… hasta deportes a aire libre como el pádel.

 

8. Pide ayuda al técnico. Saber por qué haces aquellos ejercicios, realizar un programa de entrenamiento eficaz y bien planificado y conocer los beneficios que te aportan es una forma de concienciarse.

 

9. Actívate. En ocasiones te sientes cansado, pero probablemente te hayas pasado todo el día sentado o en la misma posición y, por lo tanto, tu actividad física haya sido baja. Esta fatiga es más mental que física producto del estrés, de la tensión acumulada y de las malas posturas. Precisamente lo que te aliviará ese cansancio, será moverte. Te dará energía y desconectarás. 

 

10. Presta atención a tus sensaciones. Seguro que has notado que cuando practicas actividad física te sientes mejor, tanto física como anímicamente ya que se segregan endorfinas conocidas como las hormonas de la felicidad. Así que, no dejes de hacer aquello que te sienta bien por culpa de la pereza.

 

 

Y para terminar, si a pesar de estos consejos por algún motivo no puedes ir al gimnasio también puedes realizar ejercicio físico desde casa con los vídeos de actividades dirigidas y entrenamientos online de Viding en casa.