EntrenaMejorar mi saludNutrición

El otoño ha llegado y con él la vuelta a la rutina y los nuevos retos: estar en forma, tonificar, adelgazar, aumentar la masa muscular, etc. Pero para mantener el ritmo de entrenamiento y alcanzar nuestros objetivos es importante cuidar la salud ya que el cambio de tiempo, el estrés y el descenso de las horas de luz del otoño pueden influir en nuestro sistema inmunológico y afectarnos tanto física y como anímicamente. Para que disfrutes de la época otoñal con buena salud y que nada te frene sigue estas recomendaciones.

 

  1. Toma vitamina C: naranjas, kiwis, fresas, zanahorias,… La vitamina C estimula el funcionamiento del sistema inmunitario. Una buena forma de empezar el día es bebiendo un zumo de naranja o un batido de vitaminas ya que te ayudará a reforzar las defensas y prevenir los resfriados.

 

  1. Baños de sol. Con el cambio de hora los días son más cortos y estamos menos expuesto a la luz del sol. Para aprovechar al máximo la vitamina D realiza paseos o ejercicio al aire libre a las horas solares. Tu estado anímico también mejorará.

 

  1. Jengibre, miel y probióticos. Hay algunos alimentos que no pueden faltar en otoño como el jengibre, la miel y los probióticos. El jengibre se utiliza para combatir resfriados y lo puedes añadir fácilmente en tus comidas. Por su parte, la miel posee efectos antibacterianos, antivirales y antiinflamatorios, ¡es ideal para cuidar tu garganta! Como ya sabes los yogures, kéfir y bebidas con bidifus llevan probióticos que protegen la flora intestinal además de tu sistema inmunitario.

 

  1. Usa ropa apropiada. Si practicas deporte al aire libre es importante que lleves ropa adecuada para las bajas temperaturas. Existe ropa térmica que mantiene la temperatura de cuerpo, los cortavientos también protegen del frio y no olvides tapar la cabeza y las manos con un gorro y guantes. Procura no estar mucho tiempo sudado, una vez termines el entreno ve a ducharte.

 

  1. Sauna y contraste de agua. Aprovecha el otoño para acudir al menos una vez a la semana a la zona de aguas y spa. La sauna te ayudará a eliminar toxinas y a reforzar las defensas. Los contrastes de agua fría y caliente son beneficiosos para regular mejor la temperatura de nuestro cuerpo.

 

  1. Descansa correctamente. En otoño descienden las horas de luz solar y esto hace que segreguemos mayor cantidad de melatonina, si a esto le añadimos el hecho de dormir poco hará que estemos más cansados. Por esto es recomendable descansar y dormir un mínimo de 7 horas.

 

  1. Líquidos calientes. Caldos, cremas de verduras,… son ideales para que el cuerpo entre en calor rápidamente y combatir el frío. Opta por los caseros y que sean elaborados con ingredientes naturales. Te aportarán vitaminas y energía.

 

  1. Realiza ejercicio físico. Y por último, y no menos importante, ¡muévete! Hacer actividad física fortalece nuestro sistema inmunitario y aclimata nuestro cuerpo a la temperatura. Así pues, ¡te esperamos en Viding!