BlogEstilosMejorar mi saludNutriciónVerano VidingVerme bien

Consejos para una buena alimentación durante el verano

Te damos algunos consejos para una buena alimentación durante el verano:

 

Disfruta de las ensaladas:
Las ensaladas son uno de los platos estrella del verano. Es el mejor aliado para tomar verduras frescas. Además, también pueden ayudarte a incluir en tu dieta otros ingredientes como frutas, frutos secos, carne, pescado o legumbre. Procura que tu ensalada sea de muchos colores, eso te asegurará que contiene distintas vitaminas, minerales y antioxidantes.

 

Toma gazpachos y sopas frías:
Otra opción son los gazpachos, un plato típico de nuestra gastronomía. Además de ser ricos en vitaminas, están elaborados a base de ingredientes que nos aportan agua y, por tanto, son idóneos para hidratarnos en esta temporada.

 

Come Frutas:
En esta época hay abundancia de frutas que, además de hidratarnos, son muy bajas en calorías. A media mañana y a media tarde son buenos momentos para tomar piezas de fruta o porciones de sandía o melón que, aunque tengan un sabor muy dulce, tienen un bajo aporte de azúcares, pudiendo, también, consumirse por las personas con diabetes.

 

¡No olvides las legumbres!

Este grupo de alimentos es rico en hidratos de carbono, que son nuestra “gasolina” para realizar las actividades diarias. Puedes tomar legumbres frescas, añadirlas a las ensaladas o tomarlas en forma de purés y salsas. Las ensaladas de lentejas y arroz con espinacas o la crema con judías blancas son algunas de las opciones más buenas y fáciles de hacer.

 

Picoteo saludable:
Picar sano es posible. Unos frutos secos, una ensalada de frutas variadas, un zumo natural… ¡Unos pepinillos! De este modo podemos superar esos momentos de hambre entre comidas sin hacer que nuestro cuerpo se resienta.

 

Helados, sólo ocasionalmente:
Recordar que los dulces y helados no son alimentos fundamentales y no constituyen parte esencial de una alimentación saludable, no deberían formar parte de la dieta diaria. Se recomienda que su consumo sea ocasional, controlado y conocer su composición nutricional. En el caso de los postres o los tentempiés, es aconsejable el consumo de fruta, o de postres lácteos que contenga la contengan ya que nos permitiría aportar prebióticos y probióticos.

 

Incrementar la actividad física:
Para no aumentar de peso, debemos incrementar las calorías que gastamos y la forma más saludable para lograrlo es mediante una actividad física que sea suave o moderada y siempre regular, al menos 4 a 5 veces por semana