Blogcomo proteger la piel del sol

¿Cómo proteger tu piel del sol?

¿Qué beneficios tiene la exposición al sol? ¿es buena o mala? Como siempre, depende, ¿de qué? De cómo lo hagamos.

Con el verano, a todos nos gusta tomar el sol, pero hay ciertos aspectos que debes saber para cuidar tu piel y también tu salud.

En este artículo os vamos a explicar cómo proteger la piel del sol: qué fototipo tienes según tu tipo de piel, qué protección debéis de usar según vuestro fototipo y cuánto protector debes echarte para estar protegido.

¿Qué tipo de protector solar necesitas?

Cada persona, según su tipo de piel, tiene una respuesta diferente ante la radiación solar. Un tipo de piel u otro tiende mas a broncearse, quemarse o a presentar signos de fotoenvejecimiento (arrugas, manchas…). Esta capacidad para asimilar la radiación solar dependerá de la tonalidad de nuestra piel y es lo que se conoce como fototipo.

La escala mas utilizada para conocer nuestro fototipo es la de Fitzpatrick, que lo divide en seis:

  • Fototipo I: piel muy pálida, con pecas, propia de personas pelirrojas o cabello muy rubio. Se quema siempre, nunca se broncea. Necesitaría un fotoprotector 50+.
  • Fototipo II: piel pálida, se quema con facilidad y casi nunca se broncea. Necesitaría un fotoprotector 50+.
  • Fototipo III: piel ligeramente morena, se quema moderadamente y se broncea de forma gradual. Necesitaría un fotoprotector de 30 mínimo.
  • Fototipo IV: piel morena, propia de los países mediterráneos, se quema con menor frecuencia, se broncea con facilidad. Necesitaría un fotoprotector de 30 mínimo.
  • Fototipo V: piel morena, casi nunca se quema y se broncea intensamente. Necesitaría un fotoprotector de 15 mínimo.
  • Fototipo VI: piel propia de las personas de raza negra, prácticamente nunca se queman y se broncean con extremada facilidad. Necesitaría un fotoprotector de 15 mínimo.

Conocer nuestro fototipo será importante para elegir nuestro fotoprotector y tomar ciertas medidas frente al sol. Además, es aconsejable elegir uno de amplio espectro (UVA + UVB) y resistente al agua

¿Cuánto protector solar tengo que aplicarme?

Os recomendamos aplicar la Regla de los dos dedos: Aplica dos dedos de protector solar en cada parte del cuerpo.

  • Dos dedos en el rostro.
  • Dos dedos en cada brazo.
  • Cuatro dedos en el torso.
  • Cuatro dedos en la espalda.
  • Dos dedos en cada pierna.

Guía para tomar el sol en verano

  • Fotoprotección. No exponernos sin crema solar, si llevamos tiempo sin tomar el sol.
  • Evitar las horas centrales del día, es decir, desde las 12:00-17:00.
  • Elegir el fotoprotector adecuado, con un factor de protección solar (SPF) lo suficientemente alto (>30). Reaplicar cada dos horas, especialmente si realizamos actividades al aire libre.
  • Los primeros días, exponernos al sol de forma progresiva. No debemos estar más de 20 minutos seguidos al sol. Intentar alternar tiempos de exposición al sol, con tiempos a la sombra.
  • Hidratación. Especialmente al realizar actividades deportivas, sin embargo, no olvidarnos tampoco durante nuestras horas de relajación en la piscina.
  • Después de tomar el sol, es importante hidratar nuestra piel cuando nos duchemos. Esto ayudara a mantener nuestro bronceado durante mas tiempo.
  • Y lo más importante de todo… ¡disfruta del sol!

Beneficios de la exposición solar

¿Tiene beneficios tomar el sol? Sí, pero siempre con precaución. Os contamos cuáles son:

Mejorar nuestro estado de ánimo

Todos sabemos lo bien que sienta la luz del sol; eso se debe a que la exposición al sol mejora nuestro estado de ánimo al aumentar la liberación en el cerebro de una hormona llamada serotonina, que también te ayuda a sentirte tranquilo y concentrado.

No es de extrañar que, durante los largos meses de invierno en el hemisferio norte, cuando hay menos luz solar, muchas personas sufran de trastorno afectivo estacional (TAE), un tipo de depresión resultante de los bajos niveles de serotonina.

Disminuir la presión arterial

Científicos de la Universidad de Edimburgo, Escocia, hicieron un experimento que mostró que exponer tu brazo a solo 20 minutos de luz solar es suficiente para aumentar la producción de óxido nítrico en la piel, lo que, a su vez, hace que los vasos sanguíneos se dilaten, bajando así la presión arterial.

Produce vitamina D

Básicamente, sin la luz solar directa, nuestros cuerpos no pueden producir vitamina D, una sustancia que realiza una serie de funciones importantes en nuestros cuerpos. Cuando la luz del sol acaricia nuestra piel, el cuerpo la absorbe y la convierte en este poderoso nutriente.

Debido a que necesitamos vitamina D, por ejemplo, para que nuestro cuerpo absorba el calcio y el fosfato de los alimentos; ambos minerales son vitales para tener sanos los huesos, los dientes y los músculos. También contribuye en el sistema inmunológico, además de ayudar a proteger contra algunas formas de cáncer y enfermedades autoinmunes como la esclerosis múltiple. Algunas investigaciones también muestran que las personas con niveles muy bajos de vitamina D tienen un mayor riesgo de padecer enfermedades cardíacas, diabetes y demencia.

Es cierto que también se puede obtener vitamina D de ciertos alimentos, como huevos, leche y pescados grasos (salmón, por ejemplo).

Recuerda que una breve exposición es suficiente para cosechar todos estos beneficios, pero siempre ha de hacerse con la protección que necesites.